19 de febrero de 2018

EL NIÑO Y EL DRON


Era la tarde del día de Reyes y estaba yo contemplando el horizonte por la ventana, cuando de repente observe un Dron que hacía filigranas en el cielo.
En un jardín cercano se podía ver a un niño dirigiéndole con gran pericia.  El aparato tan pronto subía como bajaba, mientras daba volteretas de acá para allá bajo la atenta mirada del chiquillo que ponía todo su empeño en  maniobrar los mandos para volar cada vez más alto.
Yo no perdía detalle de aquel espectáculo asombroso, mientras pensaba en la ilusión del pequeño al recibir aquel peculiar regalo la noche anterior.
Me lo imaginaba dando botes de contento junto a sus padres y hermanos en esa mágica noche cuando sus Majestades los Reyes Magos de Oriente le obsequiaron con aquel juguete. Apenas tenía diez años, rubio de ojos azules y ademanes inquietos. Se le podía ver allá abajo en el jardín intentado surcar el cielo de la ilusión cuantas veces fuera necesario sin cansarse.
Un poco más allá, un gato callejero le miraba atentamente e incluso hacía ademán de ir tras él confundiéndole con un inocente pajarillo.
Se sentía poderoso con tan solo apretar un botón y eso le excitaba enormemente. Hasta mantenía un diálogo con la máquina que apenas yo podía escuchar por encontrarme un poco lejos.
Yo seguía con enorme interés cada uno de sus movimientos y hasta le animaba a subir y subir...
Siempre me gusta escribir sobre las ventanas que son como los ojos de las casas. Me inspiran en mis relatos, por eso decidí escribir sobre ello intentando no perderme ni un detalle de aquella escena.
De la casa salió una niña animándole en su lucha por dominar aquel artefacto que a mi se me antojaba muy difícil de manejar. Y lo digo con conocimiento de causa, pues al hijo de mi sobrina de una edad muy parecida a la del niño de mi historia, también le habían regalado uno para Reyes y pude seguir las clases que su padre le iba dando hasta hacerse con él. Incluso grabé algún vídeo en directo en Facebook.
Me pareció difícil su manejo, pero al mismo tiempo me atraía de manera muy especial. Soy una forofa de las nuevas tecnologías y siempre estoy dispuesta a aprender algo nuevo. Sobre todo, que algunos de estos aparatos llevan una cámara incorporada y en otros se puede incorporar con la intención de grabar desde las alturas.
¡Madre mía que maravilla!
¡Con lo que me gusta grabar vídeos!
Pero volvamos a mi relato.
El niño se quedó solo de nuevo, mientras intentaba una vez más que el Dron subiese al máximo de altura para sentirse poderoso.
Y de repente ocurrió, que subió tan alto que llegó al tejado dando pequeños saltos de canguro. Por unos momentos pareció perder el control, pero una y otra vez apretaba el botón y lograba hacerse con él. El espectáculo era magnífico y yo me sentía feliz contemplándolo.
El niño gritaba, corría, saltaba...
Parecía que quería acompañar al juguete en sus acrobacias.
Como mi ventana estaba al ras de su tejado, lo veía ahora de manera privilegiada. Aquel pequeño niño no se había percatado de mi presencia. No se imaginaba para nada tener tan singular espectadora.
De repente ocurrió algo inesperado. El aparato en su loco virar se perdió en el horizonte y de la vista del niño y salió disparado por encima del tejado. Sin rumbo saltó por la calle de al lado hasta perder altura y caerse en un jardín cercano.
Ante aquel incidente inesperado, intenté quedarme con el lugar donde cayo para avisar al pequeño. Y efectivamente a los pocos minutos salió en su busca muy compungido en compañía de su madre y hermana sin saber donde había ido a parar.
Desde arriba le llamé gritando para que me oyera pues estaba en un tercer piso. Un poco desorientado intentaba saber de donde provenía la voz hasta que dio conmigo.
Le señalé el jardín donde había caído y se dirigió a la casa para que le ayudaran a buscarlo. Al rato salió con las manos vacías y un enorme desencanto.
Siguieron buscando por los alrededores sin poder localizarlo.
Yo casi con señas le animaba a buscar desde la parte de fuera en el seto del jardín que era donde le había visto caer, pero nada...
Hasta que se le ocurrió dar al botón del mando y de repente salió volando de entre el seto efectivamente.
La aventura había tenido un final feliz. Aquel juguete travieso había querido asustar a un niño decidido a volar como fuera.
Desde abajo me dedicó la más bella de las sonrisas como recompensa.
El sol se despedía en el horizonte mientras yo había sido testigo de una hermosa aventura.

P.D. La foto la he cogido prestada de internet.

13 de febrero de 2018

CARNAVAL


Estreno yo los Carnavales este año en Zizur Mayor y quería contaros un poco lo que he vivido. Para ello he estado muy pendiente del programa de actividades para no perderme ninguna. Claro que el mal tiempo me ha hecho desistir en alguna de ellas, pues con la lluvia se empaña el objetivo de la cámara, las gafas y el móvil y no se puede trabajar.
Espero el próximo año poder hacer un reportaje completo.
El sábado amaneció lluvioso, pero me hice la valiente y a la hora señalada allí estaba yo con mi cámara para cubrir el evento.
Unas notas musicales me llevaron hasta ellos. Eran el Grupo Birariak que bailaban sin miedo al frío y la lluvia llenado de alegría el lugar.
La magia, el color y la tradición se habían dado cita allí.


Ataviados con vistosos trajes y tocados con sombreros de colores, hacían las delicias de los allí presentes.


Personalmente estaba encantada. Era la primera vez participaba grabando y haciendo fotos de aquel magnífico espectáculo y me dejé llevar sin más.







Podéis imaginaros un poco de lo que viví viendo estas fotos que os muestro.


La música me embriagaba mientras trataba de no perderme ni un detalle de los danzantes.


Algunos iban vestidos de zíngaros. Se les conoce con el nombre de "Caldereros" Eran tribus gitanas que se desplazaban desde Francia y Centro Europa cada año para ofrecer los servicios a los caldereros y estañadores.


Para entonces la lluvia había cesado y todo era más fácil.



Al final como es habitual en mi, les mandé posar y accedieron encantados.



Cerca de allí se escuchaban las notas alegres de un pasacalles.


Era la Txaranga Delirium a la que ya conocía de la Festividad de San Andrés.


Me acerque a saludarles porque ya conozco a alguno de sus integrantes.


La mañana terminó tomándome un zurito con los integrantes del grupo Birariak que tuvieron el detalle de invitarme a pasar un rato con ellos. Incluso me han animado a participar de sus bailes en el local donde se suelen reunir para ensayar. Gente encantadora que tratan de mantener vivas las tradiciones. No recuerdo el nombre del que les dirige- ya lo siento- estuve hablando con él y es encomiable que dedique su tiempo a esta bonita labor.


Por la noche acudí de nuevo al mismo lugar para ver las danzas rituales de Carnaval alrededor del fuego.










Ritos ancestrales que las nuevas generaciones se encargan de actualizar.


El mal tiempo y la lluvia ha hecho que no pueda acudir a la quema de Tártalo. Un ser mitológico maligno con un solo ojo en la frente dedicado al pastoreo que secuestraba a los jóvenes y se los comía. Un cíclope antropófago al que se le quema en la hoguera sin ninguna piedad.
Espero el próximo año poder grabarle.

4 de febrero de 2018

VISITANDO EL SUR


En las pasadas Navidades decidimos irnos al sur. Viví largos años en Málaga y Sevilla que han alimentado mi amor por esa tierra.
Su luz , su color, su alegría me fascinan.
Siempre que voy me hago una foto al lado de la alegre bugambilla.



Alquilamos una bonita casa y nos fuimos toda la familia.  Aprovechamos el jardín para hacer barbacoa y tomar el sol además de visitar los lugares cercanos.


Alguno hasta se bañó en la piscina...


Os puedo asegurar que no fui yo...


El primer día visitamos Marbella.
Paseamos por la orilla del mar saboreando la brisa y comimos en la "Paella"





La exquisita y variada comida nos ayudó a tomar fuerzas para seguir disfrutando de nuestras vacaciones. No faltaron los famosos espetos.


Los camareros, hijos del dueño del local y gemelos, nos alegraron la comida con su natural gracejo.
A la hora del café y los postres salimos a la terraza de fuera y reímos sin parar con sus ocurrencias. De ello da fe, esta divertida fotografía que nos sacó uno de ellos.




Aquí os dejo estos vídeos de nuestro primer día por Marbella.



También os dejo unos vídeos de la noche Marbellí con todo su embrujo.


Otro día nos fuimos a Málaga. Hacia la friolera de cuarenta años que no había vuelto. Paseamos por el puerto y el paseo marítimo.


Estaba todo muy cambiado, pero aún así, la emoción me embargaba...


Recorrimos el centro de la ciudad y el casco viejo.


Paseamos por la calle Larios que ofrecía un espectáculo de luces navideñas.


Recorrimos el casco viejo con sus típicas calles y por allí comimos el pescaito frito y varios platos más de la cocina andaluza.


Brindamos una y otra vez, saboreando la vida.


Por la tarde visitamos el Museo Picasso.




Después, acudimos de nuevo a la calle Larios para contemplar el encendido de las luces navideñas y el espectáculo de luz y música.


Para no cansaros, quizá otro día os cuente más de este viaje.
Fueron unos días en familia y celebrando por todo lo alto la Navidad.

23 de enero de 2018

CUMPLEAÑOS FELIZ


Hoy 24 de Enero, cumplo setenta años. Confieso que ese cambio de dígito me abruma un poco...
Aun así comienzo una nueva etapa ilusionada.


Asomada al mundo, junto con mi cámara compañera de viaje.


Con la mirada puesta en la vida que me rodea y mi curiosidad innata.


Junto al mar, el cielo azul y las gaviotas.


O en tierra firme...
En el norte o en el sur...



Siempre con la ilusión a flor de piel, para no dejarme morir lentamente de hastío.


Colaborando para que este mundo nuestro sea más justo y solidario en lo que a mi me concierne personalmente.


Así pienso recorrer este nuevo año que estreno como una gran aventura.


Brindo por cada uno de vosotros.

10 de enero de 2018

REBAJAS


Terminadas las Navidades, comienzan las rebajas.
 En esta vorágine de compras y regalos de estos días, nos hemos visto arrastrados en el mar del consumismo con la mayor naturalidad.
De nuevo con la llegada de las rebajas nos vemos incitados a volver a comprar y comprar...
Es un ciclo que se repite cada año y que nos atrapa sin apenas darnos cuenta. La mayoría de las veces, compramos cosas innecesarias que vamos guardando para mejor ocasión y que con el paso del tiempo pierden hasta su encanto perdidas y olvidadas en algún cajón. Digo esto porque con mi cambio de domicilio, he podido comprobar en primera persona la cantidad de "cachivaches" que he ido almacenando.
Tenemos más cosas de las necesarias generalmente y al final nos van asfixiando.
Bien es verdad que las rebajas son un buen momento para comprar a bajo coste aquello que no está al alcance de nuestra economía y que rebajado su precio es más asequible. Yo suelo aprovechar para darme un capricho de un vestido de una buena marca que está al setenta por ciento o cualquier otra prenda de vestir, pues me encanta la ropa buena y bonita.
Este año como estoy decorando la casa, estoy aprovechando para ir viendo pequeños detalles que necesito.
Pero producen hilaridad esas masas de gente corriendo para ser los primeros en entrar nada más abren las puertas los grandes almacenes. Es algo grotesco y da una idea de como nos manipulan y entramos al trapo, como se suele decir vulgarmente.
Vuelvo después de mi viaje por el sur, al mundo de la blogosfera y a los amigos virtuales. Las musas han huido veloces estos días festivos. Voy a tener que llamarles al orden...
A muy pocos días de cambiar de dígito en mi edad, me tomo la vida lo mejor que puedo. Un tremendo catarro me ha mantenido sin fuerza alguna y todavía coletean los virus por mi pobre cuerpo al que se niegan a abandonar.
Espero que los Reyes Magos hayan sido generosos con cada uno .
Mi deseo es que este nuevo año que acabamos de estrenar, sea para cada uno maravilloso.

19 de diciembre de 2017

¡FELIZ NAVIDAD!



Se acerca la Navidad y Pamplona se ha engalanado de luces. Como no voy a estar aquí, pues me voy a Marbella, he querido hacer unos vídeos y fotos antes de irme para mostraros un poco del ambiente de estos días.
El Ayuntamiento lucía así de bonito



Y la Plaza el Castillo



Acudí al encendido de las luces navideñas, pero no calculé muy bien y llegué tarde. Aún así hice algún vídeo.


Acompañé a los músicos largo rato por las calles de Pamplona.


También Zizur se vistió de fiesta y las luces iluminaron mi barrio.


Junto con mi cámara voy contando lo que mis ojos ven. Sirva este vídeo de felicitación navideña a mis lectores.


La recientemente presentada Asociación Zizur Nagusiko Olentzero Elkartea, organizó el Domingo una intensa jornada para festejar el solsticio de invierno en la que también colaboraron sociedades gastronómicas , y los Txistularis Ilunabarra , la Asociación de Vecinos Ardoi y la Comisión Popular de Fiestas Jai Batzorde.


Amaneció lluvioso, pero la lluvia no impidió la fiesta.





La alegría llenó las calles y yo me uní a ella.


Hasta me hice un selfie con el Olentzero, ese mítico personaje que trae los regalos a los pequeños. Como soy nueva por estos lares, me presenté a él, no vaya a ser que me quede sin nada...jejeje.






La música del acordeón me apasiona, por eso no dude en seguir largo rato a los músicos grabando en directo para mis seguidores.


Tal fue mi insistencia que no pasé desapercibida para ellos y me abordaron para que les enviase los vídeos grabados a su correo. Como el ambiente era propicio, les mandé posar para mi como es habitual en mis reportajes.
La gente de esta tierra ya me ha ganado el corazón. Conocí a Cándido, un navarrico casado con una chica de Salamanca y padres de gemelos. Un tipo encantador de pensamiento brillante y buen conversador con el que estuve charlando largo rato.


El desfile terminó en la Plaza del Ayuntamiento con los "toricos" y degustación de la famosa chistorra.




Por la tarde acudí a ver llegar a la Mari Domingi, la compañera del Olentzero mientras degustaba un exquisito chocolate . Los niños con su alegría llenaron la tarde de magia e ilusión, entregando la carta para el Olentzero .